agosto 30, 2010

Manipulación (II): Si no eres tú, soy yo

Una de las frases típicas, en el sentido cuando dejamos de querer o de interesarnos por alguien, es sin duda: "No eres tú, soy yo", con la que avanzamos a una clase de manipulación indirecta, donde aquello que no se trata de engañar a la otra, sino de manipularnos a nosotros mismos tras no sincerarnos con nuestro semejante. "¡Qué hermoso te queda ese vestido!", dirá el novio de una chica después de ver salir del mostrador y lucirlo frente al espejo de la tienda. La novia -todavía impresionada- se volteará para comprobar la sinceridad de su pareja. Obvio, las mujeres necesitan siempre ver a los ojos para comprobar la sinceridad de su interlocutor, entonces el muchacho intimidado, frunciendo los labios, trata de mantener la calma y afirma: "Claro, mi amor".
Llegamos a la zona de intolerancia cuando nos damos cuenta que a través de la manipulación podemos dañar a otros sin darnos cuenta. El chico no le dirá lo horrible que se le ve el vestido por miedo a dañar sus sentimientos, pero el lector prevenido podría argumentar: "Ah, es que también existen mentiras blancas y negras", pero independientemente de la mentira será una manipulación indirecta, cuando ese mismo chico, sin ánimos de ofender, decide agregar el mágico "pero" a la oración antes expuesta, y la conectamos con otra frase, como para menguar la incomodidad: "...pero podrías buscar otro y probar... tenemos suficiente tiempo".
La verdad es que la manipulación tiende a ser tan perversa que no nos damos cuenta cuándo lo estamos padeciendo o cuándo manipulamos; ya que podemos no estar concientes de su uso, alcance y poder.
"Si no eres tú, soy yo", es una frase que confirma la imperfección de nosotros como seres racionales, porque no solamente estamos afirmando que somos "culpables", sino que también le hacemos ver a la otra persona, por medio de la manipulación, que no somos los indicados para esa persona. Pero, ¿quién carajo nos dice si somos o no indicados para otra persona? ¿Será que empezamos a creernos dioses?

10 escritos rotos:

Respirando entre palabras. dijo...

jajajjajja linda reflexión.Irónica como cierta.Sabes algo? yo no soy así, si algo no va más, no voy con vueltas.Es una pavada engañar autoengañándose.
Ricardo no son tus letras, soy yo...
jajajjajaja
Besote amigo.

mel dijo...

Estas son las tres primeras letras de mi apellido,te llega como respuesta a tu pregunta?.Mi nombre es Ángeles.
Curioso post,es cierto, aunque yo siempre doy mi sincera opinión.

ARIADNA dijo...

esta frase de no eres tu soy yo, es muy fuerte, por que de entrada te estan descalificando y a esto uno no puede agregar nada... es como decir lo que tu piensas a mi ni me importa por que a final has perdido todo conmgio tanto que ya no me importa nada de tí....

pero no es que nos creamos más o menos que otros es que todos buscamos en este mundo una sonrisa, una motivación, un por que y cuando no lo encontramos en nosotros mismos vamos con la persona que "amamos" y si tampoco lo tiene pues no "sirve" sin darnos cuenta que todo eso lo podemos conseguir en nosotros mismos, de alli el egoismo de no eres tu soy yo¡¡¡
un abrazo, feliz semana

anntonella♥ dijo...

Jajajaj que genioo! ME ENCANTÓ :D

Relia dijo...

Creo que es mas un tema de miedo, medio a decir las cosas y miedo por sobre todo a quedar como el malo de la pelicula...a nadie le gusta ese papel, entonces siempre es preferible ser mas sensible a la hora de hablar.
Estoy de acuerdo con lo que escribiste como me viene pasando desde que leo este blog jajaj... un beso!

Soy como tú. dijo...

Me gusta muchisimo tu forma de escribir :)
Es increible.
MUAKS!
http://sooycomotu.blospot.com

TORO SALVAJE dijo...

Reconozco que lo he dicho más de una vez y bueno, no me arrepiento, en aquel momento yo era otro y no el que soy ahora.
Ahora sería claro y directo aunque eso tampoco le iba a gustar a quien se lo dijera.

Saludos.

deMónicamente dijo...

richard:
esta frase significa dejar ir a la otra persona, librándola de nuestra historia. sé que puede sonar egoísta, pero algunas veces se está pensando en el otro.
transmite: que no somos los indicados o tambien..que no lo son para nosotros!!
como no somos dioses, nos equivocamos, cometemos errores y lastimamos y sufrimos. si todo fuera tan claro, no estaríamos parados donde estamos.

kissesss amigo!

Belén dijo...

El mundo de la mentira es tan amplio como quieras que sea... y no solo mentimos a los demás, veo más gordo cuando nos mentimos a nosotros mismos y encima nos lo creemos tanto que acaba siendo verdad omnipresente...

Muy fuerte

Besicos

Gabrielle Dupré dijo...

Para mí esa frase debería ser: No soy yo, eres tú, y efectivamente es una manera indudable de manipular y eso siempre es espantoso.

Muchos manipulamos, o nos manipulan, pero al caer en cuenta de lo que estamos permitiendo o mejor, lo que nos permiten, dejamos a un lado esto, pues es infinitamente mejor, vivir con libertad y sin ataduras de ninguna especie.

Saludos poeta.

 
 

El Bosque

Mi primera novela El Bosque (2.001), en pequeñas entregas semanales. Podrás descargarlas de forma gratuita en formato PDF, muy pronto.

Libros recomendados

  • Adolfo Bioy Casares - La invensión de Morel
  • Edgar Allan Poe - Narraciones extraordinarias
  • Javier Marías - Mañana en la batalla piensa en mí
  • José Saramago - Ensayo sobre la lucidez
  • Mempo Giardinelli - Imposible equilibrio
  • Orhan Pamuk - Nieve
  • Ray Bradbury - Fahrenheit 451
  • Stephen King - Un saco de huesos
  • William Faulkner - El sonido y la furia

Escena Final

Escena Final narra la historia de dos amigos que deciden realizar películas de terror y compartir un sueño, asustar a todos con especies de espectáculos reales, pero las cosas se tornarán difíciles cuando empiecen a jugarse la vida en la última escena.

Sobrevivientes pronto en PDF

Sobrevivientes, mi nueva novela, podrán disfrutarla en formato .pdf en unas semanas. La versión digital ofrecerá un par de capítulos distintos al original que guardo en mi gaveta y espero llevar a una editorial muy pronto. La novela narra la historia de un grupo de personas que deciden escapar de una ciudad infectada por un extraño virus que afecta, principalmente, el agua.