octubre 06, 2010

La esencia del cambio

El problema cuando hacemos daño no implica la dificultad con la que se espere las disculpas que, ocasionalmente vienen dadas en función al amor que corresponde a la persona o el grado de admiración que se le tenga, pero las secuelas se enquistan en lo profundo de nosotros y la idea del amor se vuelve una idealización, que nos puede conducir a cometer errores tan graves, con consecuencias irreversibles.
El problema no radica en la necesidad de ser perdonado, sino en la necesidad de afrontar el error y aprender de él. Hoy cometí un grave error, lo acepto; mi egoismo no me permitió ver más allá de mis narices, más allá del entendimiento significativo, porque esperaba ver resultados en poco tiempo cuando la verdad me tomó mucho descuidar la confianza que anteriormente me depositaron. Si en realidad se perciben los cambios en mi aptitud, no significa que existan terceros que actúen sobre nosotros, sino que muchas veces los cambios se dan de forma voluntaria, cuando se desea de corazón vivir el cambio. Esa es la razón fundamental de mis principios, pero los cambios están condicionados por lo general a una serie de experiencias acumuladas, y la prioridad será enmendarlos, pero no en la forma como pensaba hacerlo, de un día para otro.
Desaproveché la grandeza de la confianza, y lo que construí con las manos, lo desvaraté con los pies. Por eso, hago este escrito, para tratar de cimentar la confianza y el respeto, y seguir adelante con los cambios, sin necesidad de pormenorizar situaciones. Por el contrario, el pasado es irrepetible y el futuro nos sonríe, pero el presente lo podemos modificar con nuestras actitudes.
Por eso, hoy, te pido perdón y espero que logres comprender, que la razón de mis cambios no se deben a terceras personas, incluyo padres y hermanos, amigos o compañeros de estudio y trabajo; es un trabajo que comienza por nuestra interior, por las cosas que tengamos en mente, pero que muchas personas lo verán extraño cuando no ha sido tu comportamiento habitual. Si tienes por costumbre gritar para ser escuchado, el día en que llegues susurrando, la gente notará enseguida el cambio y se le adjudicará a algo, pero ese algo no necesariamente tiene que ser una persona.
Espero se entienda y que la persona a la que está escrito esta entrada, entienda que trato de poner mi máximo en todo, y aunque no pareciera preocuparme por cosas, si lo estoy más de la cuenta, sólo que todos tenemos un mundo por gobernar (nosotros mismos) y dos manos y piernas para poder realizar nuestros sueños.
Reflexionemos.

16 escritos rotos:

Ricardo J. Román dijo...

He decidido suprimir la entrada anterior, después de una larga reflexión conmigo mismo. Por ello, llamo a la reflexión, que pensemos siempre las cosas una y otra vez, sopesar cada palabra para no incurrir en errores que podrían arruinar todas las victorias conquistadas con tanto denuedo.

Saludos a todos.

PD: Sus comentarios fueron leídos y apreciados, espero logren comprender mi decisión de eliminarlos conjuntamente con mi entrada. No fue nada personal.

Nada mas importa dijo...

Me identifico demasiado.
Y me pone mal

Besos

masmasmasporfavor ♥ dijo...

Te entiendo... te recontra entiendo como decimos por acá.
Soy una de esas personas que antes de hacer algo lo piensa y re piensa mil veces y los cambios terminan viéndose en mi sin querer (o queriendo).

Saludos

Nerea dijo...

Hace mucho que no pasaba!
El blog creció muchísimo.
Mucha suerte,vamos por más!!

pequeñita dijo...

Tu mismo lo dices solo tenemos una vida y una bien corta ahy que aprobecharla al maximo lucha lucha de corazon y por todo lo que quieras y anheles puede resultar bien o mal pero tendras la seguridad y tranquilidad de que luchaste y luchaste de verdad
besos!

ALFONSINA dijo...

Me sirvió también para reflexionar. Todos cometemos errores de esos imperdonables y de esos que pasan desapercibidos. Ahora y en mi opinión lo ideal sería encontrar la forma de apaciguar esa tormenta y no suprimirla, por así decirlo. En la vida real, esos errores no pueden ser suprimidos y claramente tenemos que aprender a apañarnos con eso. Será siempre así?.

Saluditos! Al!

ALFONSINA dijo...

Y por cierto, lo bueno de este espacio es que cada vez que tenemos un desliz o apretamos el boton de "publicar" sin pensarlo 2 veces, tenemos la excusa de decretar que "todo escrito en cierta forma tiene algo de ficción". Casi siempre funciona.

Lucy in the sky with diamonds. dijo...

me identifico muchisimo con esta entrada. un besooooo.

t2o dijo...

A veces escribir es la forma de degradar nuestros errores haciéndolos realidades utópicas o justificándonos pero es un lapso en el que encontramos paz...

En mi caso el verso construye lo que mi prosa verbal ha exterminado...

paz y saludos.atte: t2o poblador de la isla artificial

Respirando entre palabras. dijo...

Es simple...VIVE!!! Tienes mucho para dar.
Besito
Para ti:
http://respitando-te.blogspot.com/

Ginebra dijo...

La reflexión es buena, mas que buena necesaria, pero no ha de entorpecer el mirar y seguir caminando hacia delante…

Bsos

TORO SALVAJE dijo...

Tus palabras te definen.
No todo el mundo es capaz de pedir perdón.

Saludos.

·Êl düêndê (¡n)fêl¡z· dijo...

Hmm... a mi me deforma ser inconsistente... pero es mi propia inconsistencia la que me hace ser yo y no otra cosa.

Pedir perdón... puede cambiar las cosas o no.


Tu blog crece ^^

Eso me encanta!

Un beso!

deMónicamente dijo...

si cometiste un error, lo reconociste, pediste disculpas (incluso por este medio), y las cosas siguen como antes...qué más??

si los cambios que experimentás, son para crecer...bienvenidos sean!!
buen finde richard.
kisses

Mariieta. dijo...

Siento no averme pasado antes :S me encanta esta nueva entrada!
un beso.

http://mariieta-95.blogspot.com

Ricardo J. Román dijo...

Gracias por pasarte, Mariieta. Besos.

 
 

El Bosque

Mi primera novela El Bosque (2.001), en pequeñas entregas semanales. Podrás descargarlas de forma gratuita en formato PDF, muy pronto.

Libros recomendados

  • Adolfo Bioy Casares - La invensión de Morel
  • Edgar Allan Poe - Narraciones extraordinarias
  • Javier Marías - Mañana en la batalla piensa en mí
  • José Saramago - Ensayo sobre la lucidez
  • Mempo Giardinelli - Imposible equilibrio
  • Orhan Pamuk - Nieve
  • Ray Bradbury - Fahrenheit 451
  • Stephen King - Un saco de huesos
  • William Faulkner - El sonido y la furia

Escena Final

Escena Final narra la historia de dos amigos que deciden realizar películas de terror y compartir un sueño, asustar a todos con especies de espectáculos reales, pero las cosas se tornarán difíciles cuando empiecen a jugarse la vida en la última escena.

Sobrevivientes pronto en PDF

Sobrevivientes, mi nueva novela, podrán disfrutarla en formato .pdf en unas semanas. La versión digital ofrecerá un par de capítulos distintos al original que guardo en mi gaveta y espero llevar a una editorial muy pronto. La novela narra la historia de un grupo de personas que deciden escapar de una ciudad infectada por un extraño virus que afecta, principalmente, el agua.